La vitamina D es fundamental para la absorción y el metabolismo del calcio, de manera que su deficiencia es un factor decisivo para el desarrollo de osteoporosis y la debilidad muscular, favoreciendo las caídas y el riesgo de fracturas.

Cómo conseguir vitamina D a través de la alimentación:

La mayoría de la vitamina D que absorbe el organismo proviene de la radiación ultravioleta, entorno al 80 o 90 por ciento, mientras que el resto se consigue a través de la nutrición. Los alimentos más ricos en vitamina D, además de los lácteos, son los huevos y el pescado, preferentemente el salmón, el atún o las sardinas.

La leche de vaca, la leche de soja, los cereales y los jugos son otros alimentos que contienen vitamina D.

Recordemos que la carencia de la Vitamina D está relacionada con enfermedades a nivel óseo y otros problemas como patologías cardiovasculares, cáncer o trastornos del sistema inmune.

De todas maneras, si la ingesta de Vitamina D no es suficiente, recordá que sólo un médico puede resetarte un suplemento dietario, y que los mismos no son de venta libre.

 

Fuente: Cuidateplus.com